Capítulo XII. El Plan (Susana)

-¿Susana?

Susana no lloraba. Susana no caía, ni era derrotada, ni se dejaba machacar. Susana era la que provocaba lágrimas, caídas y derrotas. Llevaba muchos años demostrándolo, tanto en su vida personal como en su profesión. Pisaba tan fuerte que la gente la recordaba por ello. Susana Pereira era una mujer dura. Y allí estaba, aplastada sin haberlo previsto por un mundo que Matías aún no conocía. Tenía los ojos cansados, llenos de historias de esas que la gente no cuenta, ni puede disimular. De pronto la vio pequeña y desprovista de todas esas armas que parecían acompañarla siempre. En efecto, Pereira tampoco sabía qué había sido de ellas. En aquel momento necesitaba ayuda y él era la única persona en la que confiaba en Barcelona.

– ¿Susana?

Matías repitió el nombre esta vez con un tono carente de sorpresa: en su voz había paz. Con tranquilidad se sentó a su lado y la abrazó. Tras unos minutos en los que ninguno de los dos hizo nada más que sentir el cuerpo del otro, Susana lo miró y sintió compasión de sí misma, haberse propuesto aquella mañana salir del pozo en el que se encontraba había servido de poco. La perdida de su agenda suponía un problema. Otro más. Si alguien se enteraba de todo lo que estaba sucediendo estaba acabada, pero en ese momento lloraba por muchas más cosas: lloraba por sus fotografías desnuda, por no haber sabido controlar la situación con el mulato, porque estaba sola, porque llevaba años sumida en una rutina que adoraba y en una vida triste y cruel. Por no haberse agarrado a los brazos de Matías cuando él se los ofrecía y ver como ahora ya no eran lo mismo. Lloraba por su padre, por su madre… y hasta lloraba por su hermana. Y todo eso le contó a Matías, mientras él callaba y pasaba sus dedos por debajo de las mejillas de Pereira, aguantándose las ganas de besarla, porque en el fondo, hasta así, a él le parecía irresistible.

– ¡Vamos! Te invito a comer y luego pagas tu la cena. Hoy el día es tuyo. Ahora no voy a hablarte de todo lo que acabas de contarme. Con el estomago lleno las cosas se verán más claras. Además, estás perdiendo culo… pronto empezaré a preferir el de Ramona.

– Imbécil…

Susana no pudo evitar sonreír.

– No me irás a decir que no tiene mejor culo que cara. Y mira que el culo lo tiene feo… Esa mujer asustó al médico al nacer. ¡Oye! ¿Qué prefieres? ¿Hablar como Maca o tener la pose de cerdo de Ramona?

– Joder, Matías…

– Espera, espera, tengo una mejor ¿Un trío con Ernesto y su madre o liarte con Ramona con los ojos abiertos?

-¡Matías, Joder!

– Lo sabía… hablaré con Ernesto, seguro que le pone la idea…

Cuando ella volvió a su casa, después de comer y cenar acompañada, se sentía diferente. Por un momento tuvo la tentación de regresar y meterse en la cama con él. Como hubiese pasado antes. Dejando así que el día terminase entre placeres que la dejasen lejos de tanto caos. Pero no lo hizo. Controló sus impulsos y apagó el teléfono. Al llegar se sirvió otra copa de vino, esta vez para ella sola. A oscuras, salió al balcón en ropa interior y encendió un porro a medio consumir que llevaba semanas en el cajón del recibidor. Diez minutos después los pensamientos en bucle y una calma intensa se apoderaron de ella. Le pesaban las manos, y los hombros, y la cara, pero tenía un plan. Se empujó a sí misma hasta cama. Se quitó el sujetador, lo tiró al suelo y se cubrió con la sábana. Pensó en lo que le había dicho Matías esa tarde. En su idea. En sus reacciones y en su buen humor. Quizá al despertar, se dijo, todo le parecería absurdo, pero en ese momento estaba segura de haber encontrado una forma de aliviar aquella presión.

Anuncios

3 comentarios en “Capítulo XII. El Plan (Susana)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s