Capítulo XXV.- Espetos de sardinas (Susana)

Veinte abogados recién graduados en un hotel de cinco estrellas en el centro de Madrid. Dietas pagadas, cuartos compartidos y la sensación de convertirse en personas importantes. Dos semanas de cursos y charlas mañana y tarde. En las noches: libertad plena. Cuando Susana empezó en FLORES-CRAWFORD también participo en aquel recibimiento que suponía entrar a formar parte de un despacho de prestigio.

Durante medio mes las “nuevas incorporaciones”, como los llamaban los socios y el personal de recursos humanos, pasaban todo el tiempo juntos. Por supuesto, la intensidad del “encierro” en un circulo de gente nueva provocaba historias de todo tipo. Susana no olvidaba aquellos días.

– Nos meten aquí para lavarnos el cerebro. He estado trabajando de becario durante un año en el despacho y os digo que buscan transformarnos en maquinas adaptadas a sus necesidades. ¿Todo esta historia de tenernos en un hotel a todos juntos tantos días con todo pagado? Es sólo el principio. Aunque lo que viene luego no se parece tanto a la diversión. Ya mismo empezarán a contarnos que somos la élite, que somos nosotros los que los explotamos a ellos y no ellos a nosotros, porque ningún otro despacho tiene estos recursos, que todos quieren estar aquí pero pocos lo consiguen, que…

Un chico de unos veintitrés años, moreno, con el pelo algo largo y ondulado y un gesto atractivo hablaba con tono de saberlo todo sobre lo que venia.

– Esta es la muestra de que tu vida será sólo FLORES-CRAWFORD. Llegas temprano, cuando aún no está ni la ciudad despierta y te vas cuando en la calle ya sólo hay gente de copas u otros pringados como tu volviendo a casa. Todo se reduce al trabajo y tus compañeros de trabajo. Hay infidelidades, cotilleos, discusiones, enfrentamientos, dramas… pero la mayoría sucede dentro.

Él seguía criticando y lanzando afirmaciones absolutas a todos los que inocentemente lo escuchaban sin saber como rebatir algo con lo que aún no se habían enfrentado.

– Bueno, no sé bien qué esperabas, ¿un trabajo ‪de 8:00 a 15:00‬ y la tarde libre? Hubieras elegido otra profesión. U otro lugar donde ejercerla. No puedes pretender llevar el nombre del despacho en tu tarjeta de visita y poner tú los requisitos. Si no te gusta, ¿por qué renuevas el contrato? Un año viviendo una experiencia así de horrible y reafirmas que quieres seguir con ella. Poca coherencia veo en tus palabras. Por otro lado, dudo que la vida de todo el mundo se reduzca al despacho. ¿Sólo has tenido sexo con compañeras desde que entraste? ¿O no has tenido tiempo ni para el sexo? Eso explicaría las ganas de desanimar al resto que te gastas.

Susana respondió tal y como pensaba, o tal y como sentía, porque no soportaba a la gente incoherente, a los que se creen que vienen de vuelta y predican con todo, menos con el ejemplo. Pero aquella noche, copa y copa, chupito de tequila y karaoke improvisado entre todos los “novatos” en un bareto cerca del hotel, Pereira acabo en la cama precisamente con él. Javier Román.

– ¿Qué te pasa hija? Estás todo el día ausente- el padre de Susana le habla con un tono calmado. El de siempre. El que a Susana le traía tanta paz.

– Nada, papá. El trabajo.

Ambos comían espetos de sardinas en un chiringuito de plaza de Torre del Mar, el favorito de Pereira cuando pequeña y el que más odiaba su hermana.

– ¿Cuánto tiempo llevas sin hablar con ella? Siempre me acuerdo de vosotras cuando vengo aquí solo.

Ahora suenas cansado… pensó Susana, con la conciencia dándole vueltas al tema de su hermana.

– Mucho. Quizá le escriba uno de estos días.

A su padre se le volvieron a saltar las lagrimas. Demasiado emocional, pero lo adoro, se dijo ella. Y tras coger una sardina con las manos, se chupo los dedos, disfrutando la sal.

– ¡Qué buenas están! Volvamos mañana antes de que me vaya.
– ¡Pero quería llevarte a un sitio con algo más de clase!
– Estoy cansada de esos, además aquí me siento en casa.

Y entonces fue ella la que tuvo que ir al cuarto de aseo para evitar que su padre la viese llorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s